CINE

LA GRAN LEIBOVITZ

Si la semana pasada hacíamos referencia a la novela de Fitzgerald titulada El Gran Gatsby, esta semana dedico mi entrada a otra gran figura dentro de las Artes: la gran Leibovitz.
Ayer le galardonaron con el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades por su gran trayectoria profesional. Y en ese momento pensé, ¿conocemos suficiente su obra? ¿qué sabemos de esta fotógrafa estadounidense? Pues bien, he decidido que ha llegado el momento de investigar más sobre su trabajo, recopilar gran parte de sus obras y despertar el interés entre todos vosotros y el mío propio, por una de las fotógrafas que a partir de ahora forma parte del círculo cultural de nuestro país.

Conecticut, 1949. Annie era la tercera hija de un matrimonio judío formado por una bailarina y un militar, las actividades de su padre obligaron tanto a ella como a sus hermanos a mudarse constantemente y vivir de diferentes formas, quizás brindándole la oportunidad a una joven Leibovitz de descubrir el mundo de muchas maneras. Aprendió la actividad de la fotografía en una base militar durante la guerra de Vietnam y participó incluso en excavaciones arqueológicas hasta que finalmente se licenció Bellas Artes en el Instituto de Arte de San Francisc, donde trabajó junto al fotógrafo Ralfh Gibson. Tras ello, comenzó a trabajar en la revista Rolling Stones, donde se mantuvo durante 10 años en el cargo de fotógrafa jefe y publicó 142 portadas.
Fue la primera mujer que consiguió exponer su obra en la Galería Nacional de Retratos en Washington D.C.  Se trataba de su recopilación de fotografías bajo el título Retratos.

Controvertida en sus imágenes, retratista de famosos y la fotógrafa mejor pagada del mundo, tres reseñas que llevan la marca Leibovitz.

Del mismo modo, su retrato a una desnuda y embarazada Demi Moore, que finalmente fue elegida como portada de la revista Vanity Fair (revista donde también ha trabajado desde 1983) y de ahí como la espuma en posesión de miles de lectores en todo el mundo que veían con asombro y con una transparencia innata, el secreto recelesoso del embarazo de una de las actrices más reclamadas de Hollywood, ahora en sus manos.

Aunque, como dije antes, tachada de insustancial, Leibovitz siempre inspira sus obras en alguna otra pista, como por ejemplo la foto de Lennon y Ono, se inspira en la portadad del disco del propio cantante Double Fantasy. También son muy conocidos sus retratos de actrices y actores en la publicación anual de la revista Vanity Fair sobre cuáles han sido los más importantes o revolucionarios del año en el panorama cinematográfico, envueltos en diferentes temáticas, como recientemente las películas Disney o unos años atrás, (que ha sido la que he escogido para mostraros) una película de cine negro en los años dorados de Hollywood en el año 2007. Demuestra así que sus fotografías no son solo caras bonitas, sino que están hechas para hablar, para contar una historia, relatar un momento.