THE CUT-OUTS DE MATISSE EN LA TATE MODERN

Henri Matisse, El manojo, 1953

Inaugurada hace un par de meses, la Tate Modern de Londres presenta la exposición más esperada de esta temporada: una recopilación de más de 120 de los famosos “recortables” de Matisse realizados en sus últimos años de vida. Una de las muestras más espectaculares, alegres y coloristas de esta temporada. Es una oportunidad única para ver la mayor recopilación de obras realizadas con papeles de recortados del genio francés hasta la fecha.

Como adelantábamos hace unas semanas desde la sección de arte de The Lemon Pear, desde el pasado 17 de abril puede visitarse en la Tate Modern de Londres Henri Matisse, The Cut-Outs, una preciosa y extensísima exposición que lleva preparándose casi diez años. Cuando Henri Matisse ya era un artista consagrado y rondaba los sesenta años, estuvo aquejado de numerosas dolencias que le suponían pasar la mayor parte del día en la cama o en reposo. Fue entonces cuando decidió empezar a experimentar con lo que tenía a mano: papel de colores y tijeras. Sin apenas darse cuenta, estaba inaugurando una de las técnicas más creativas del arte del siglo XX, lo que se conoce en francés como gouaches découpées o cut-outs en inglés. “No sé hasta dónde llegaré con estos recortes, pero el resultado puede ser más importante de lo que parece”, llegó a decir Matisse cuando ya se había convertido en un entusiasta de su nueva técnica.

Durante los últimos diez años de vida, Matisse trabajó incansablemente en piezas realizadas con trozos de papel de colores que previamente él mismo pintaba recortando siluetas de las más variadas formas. En este pequeño video puede verse cómo trabajaba Matisse para conseguir sus “recortables”.

La exposición de la Tate es realmente amplia. Nicholas Cullinan junto con otros tres comisarios, han conseguido recopilar en una decena de salas los cut-outs más relevantes de Matisse, desde los primeros que realizó a principios de los años cuarenta hasta las espectaculares piezas sacras de los últimos años. Pueden verse las series de los danzantes, todas las planchas empleadas para ilustrar la obra Jazz, las obras que decoraron su estudio del Boulevard Montparnasse de París bajo el título Oceanía y las que se encontraban en las paredes de su Villa Le Rêve en la ciudad francesa de Vence, donde también se encargó del diseño integral de la la capilla de la Capilla Dominica del Rosario.

Una de las series más conocidas, y en mi opinión la más bonita de la exposición, es la serie de Desnudos en Azul. En ellas Matisse recorta directamente desde el color y trabaja tan solo con los delicados límites de las siluetas que obtiene al recortar. También pueden verse las monumentales piezas de El Periquito y la Sirena y las de El Caracol. Todas ellas, obras de lineas sencillas, llenas de color y cargadas del optimismo que debía sentir ya el anciano genio realizándolas en sus últimos días.

¡Feliz semana y hasta el próximo post!
La exposición permanecerá todo el verano en la Tate Modern de Londres hasta el 7 de septiembre. Después viajará al MoMA de Nueva York donde podrá visitarse del 14 de Octubre al 9 de Febrero de 2015.

Please follow and like us:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *