Cuestión de Base

Cuando empezamos con nuestro “fondo de neceser”, surgieron las dudas y las preguntas… ¿Cómo elegir la base de maquillaje? Voy a intentar responder de manera muy sencilla a algunas de  las preguntas que fueron surgiendo. Una buena base de maquillaje es aquella que nos deja la piel preparada para seguir aplicando el resto de los productos de color, se suele comparar con la preparación de un lienzo, cuanto mejor este escogida y aplicada la base, mejor será el resultado final.
1. Prueba, prueba y prueba
Parece básico pero aún, me encuentro a diario a mujeres que dicen saber su color sólo mirando el frasquito por fuera ¿….? Y quizás acierten pero, ¿por que dejarlo al azar? Aplica un poco en el dorso de la mano o mejor aún cuando vayas a comprarlo no vayas maquillada y que te lo prueben en la zona de la mandíbula, seguramente te probaran al menos dos tonos, sal al exterior, el tono se apreciará mejor a la luz natural, toma tu tiempo, es imprescindible que des con el tono adecuado, recuerda que tu color es aquel que se funde con tu piel, si quieres parecer más morena, no es éste el producto que lo consigue.
Consejo nueve: Pregunta si te pueden dar un poquito de prueba, normalmente las casas cosméticas suelen dar muestras a las perfumerías, pero no de todos las bases de maquillaje (generalmente las novedades) y por supuesto no de todos los tonos, pero estarán encantadas de poner un poco en un tarrito, lo suficiente para que te maquilles un par de veces 😉

Unas somos rositas, otras más amarillitas y otras verdosas…

Las bases beiges son perfectas para corregir las pieles con rojeces; las rosas son para las más pálidas y las doradas para las pieles cetrinas.
¿Cómo es tu piel?
Si es seca elige una base cremosa, si es mixta o grasa elige una base en mousse con efecto empolvado.
O si lo prefieres añade un ligero toque de polvos sueltos por todo el rostro, el maquillaje quedará más fijo y te durara “todo” el día.
¿Y si mi piel es grasa? Sí puedes utilizar una base fluida. siempre que sean libres de aceites. Ahora estas bases estan muy logradas, conseguirán absorber el exceso de grasa, controlando los brillos y aportando luminosidad. Si necesitas una cobertura alta mejor bases compactas o en polvo.

2. ¿Y antes de la base?

Pues la prebase, que tampoco hay que complicarse la vida con los nombres, se trata de productos que igualan la superficie de la piel y la prepararan para aplicar la base, algunas controlan la producción de grasa y normalmente difuminan las lineas de expresión. Es el primer producto que se aplica después de tener la piel limpia e hidratada, del centro del rostro al exterior, conseguimos de esta manera una superficie más lisa, y conseguimos que la base mantenga sus propiedades por más tiempo.

3. ¿Y con…?

Con pincel, rápido, preciso y cómodo, si no has probado, ¡PRUEBA! Si no te gusta, simplemente con los dedos y si lo que quieres es una mayor cobertura no dejes de probar la esponja.
4. ¿Cómo?
Del centro del rostro al exterior y por favor no lo arrastres, no te frotes, he visto verdaderas batallas cuerpo a cuerpo entre la base de maquillaje y la persona que se lo aplicaba, ¿hace falta tanta violencia? 😉
5. ¿Cuánto?
Poca cantidad, siempre puedes ir añadiendo un poco más si lo necesitas, es mucho más difícil retirar el exceso y recuerda “batir” la base de maquillaje para que se mezcle bien y poner una pequeña cantidad en el dorso de la mano y de ahí al rostro.

6. Corrector o iluminador… ¿Y cuando la base de maquillaje no es suficiente? 
No podemos vivir sin el corrector, en crema o líquido su función es disimular los defectos, hay que elegir un tono más claro que la piel, pero ¡cuidado! No muy claro o el efecto será todo lo contrario, el “efecto mapache” hay que aplicarlo bajo los ojos, en los párpados y sobre manchitas o rojeces.

Consejo nueveaplicarlo sobre la base de maquillaje y fijarlo con polvos translúcidos, es más fácil y conseguirás que se funda con la base y pase desapercibido.

¿Y los iluminadores? No están pensados para corregir, así que se aplican en las zonas del rostro que queremos destacar, debajo de los pómulos, encima de las cejas o prueba a ponerte un poco en el “corazón del labio”. Éxito asegurado.

7. … ¿Si utilizo una base de maquillaje muy cubriente?
Existe la creencia que si aplicas una base de maquillaje muy cubriente y generosa, conseguirás eliminar todos los posibles defectos que la piel pueda tener y no es así, se notaran más y te echarás años encima… El famoso “efecto máscara”.
Otro error muy común es usar un tono más oscuro que el de la propia piel, no sólo, no favorece si no que te hace parecer más vieja, las lineas de expresión se marcaran más.
Si quieres subir el tono, aplicate polvos de sol en las mejillas y el puente de la nariz, te veras más bronceada.
8. No sin mi base de maquillaje…
No prescindas de ella, utiliza una más ligera para el día y una un poquito más cubriente para la noche e incluso con un poco más de color para cuando estés bronceada, aunque tengas una piel maravillosa lo será aún más.
9. No le pidas más de lo que te puede dar…
Y te puede dar mucho, pero no esperes que te deje la piel “impecable, jugosa, sin arrugas ni manchas”… Porque eso no sera posible si antes no utilizas una crema adecuada, un buen contorno de ojos, si no te cuidas del sol… Recuerda que la base de maquillaje es el producto final y que no hace sino reflejar un trabajo anterior,  sólo si llegas con los deberes hechos podrás pedir .
9 más 1… Tópicos, tópicos, tópicos…
Aplicarse una base de maquillaje no es igual a llevar máscara, no tiene que ser artificial y no estropea la piel . Al contrario: es un perfeccionador de la misma, unifica, trata y potencia su belleza.

Ya lo dice nuestra adorada Ines de la Fressange “¡Siempre estamos mejor con un poquito de maquillaje!”
Un estudio que la firma cosmética Yves Rocher ha realizado dice que el 60% de las españolas se maquilla al menos una vez al día y lo hace para gustarse a si misma, sus productos imprescindibles: la barra de labios para las mayores de 35 años y el lápiz de ojos para las mujeres menores de 25 años, y un dato curioso, los hombres (53%) se fijan primero en los ojos, frente a lo que piensan las mujeres no son los labios la primera parte del rostro que les llama la atención y prefieren un maquillaje natural.
¿Eres de las que se maquilla a diario? ¿ojos o labios? ¿Te gusta dejarte aconsejar cuando vas a comprar? ¿Sueles acertar con tu base de maquillaje?

IMPORTANTE No olvidéis votarnos para los Premios 20Blogs AQUI
¡¡Nos haríais un Gran Favor!!
¡GRACIAS!

NUEVE
Please follow and like us:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *